lunes, 24 de julio de 2017

Como hacer una tabla para planchar


Tutorial: Tabla de planchar

Los que cosemos sabemos que la plancha es como la "tercera mano" de la modista. También sabemos que tener la plancha a mano es fundamental, porque si está "lejos", es probable que vamos a evitarla lo más posible. Entonces, y pensando en facilitar el trabajo diario, construimos una tabla de planchado para la mesa. Está claro que no reemplaza la tabla tradicional, pero es una gran aliada para asentar las pequeñas costuras a medida que las vamos haciendo.


Para hacerla necesitamos una tabla de madera de cualquier tipo, aunque es preferible que no sea pesada ya que vamos a estar manipulándola continuamente, es decir, subiendo y bajando de la mesa, o corriéndola de lugar. El tamaño es también a elección, pero recomendamos que sea rectangular para poder planchar las costuras largas como las de faldas y vestidos.

También vamos a necesitar un retazo de tela un poco más grande del tamaño de la tabla y dos planchas de guata de la misma medida que el género. La tela, en lo posible es preferible que sea de algodón y de trama gruesa, ya que si es finita no tolerará el calor.
Para armarla también usaremos una grapadora pero si no disponemos de esa herramienta también podemos optar por tachuela y martillo.




      Mano a la obra! 


Para empezar vamos a ubicar la tela sobre una superficie plana y por encima las planchas de guata y la madera. Y lo que sigue es literalmente engrapar, pero es necesario seguir algunos pasos para que la superficie quede perfecta.
Las primeras grapas las tenemos que clavar en los puntos medios paralelos del largo de la tabla:





Luego, se clavan los puntos medios paralelos del ancho de la tabla, y se sigue engrapando los costados, siempre manteniendo la simetría, es decir, cada vez que engrapemos de un lado, el siguiente que haremos será el lado enfrentado a la misma altura. 

Después engraparemos las puntas, para ello necesitaremos recortar un poco el excedente de tela. Aquí aplicaremos la misma regla que antes, haremos una punta y luego la otra punta en diagonal.



Para  emprolijar las terminaciones, recortaremos un trozo de tela un poco más pequeña que la tabla, y la engraparemos por el revés de la tabla, doblando un centímetro de esta hacia adentro mientras tapamos los excedentes de tela.







Una vez que terminemos de engrapar todo el contorno, ya tendremos nuestra tabla lista para usar!