miércoles, 5 de julio de 2017

Agarraderas de cocina- Parte 1




Esta entrada la dedicamos a hacer un elemento de cocina que cumple doble función: decora y nos protege. Cuántas veces nos hemos quemado por no tomar bien los repasadores ¿no?, y cuántas otras veces nos encontramos con que tenemos una sola manopla o agarradera para tomar una fuente inmensa y pesada del horno! Bueno, aquí traemos una solución fácil: ¡una doble agarradera!



molde cocina


Como verán, el diseño es súper sencillo y solo requiere tres elementos: cualquier tela con un poco de algodón y poliéster, como por ejemplo lona o lino, guata, cinta al bies, lápiz y papel.
Vamos a empezar trazando la pieza 1 en el papel: apoyamos la mano y dibujamos el contorno tipo mitón, es decir, el pulgar y el resto todo junto. Este molde de la mano, lo hacemos dos veces.




Luego, seguimos por la pieza 2: trazamos un rectángulo, siguiendo de referencia el ancho de la muñeca de la pieza 1, y le aplicamos el largo deseado, por ejemplo 40 centímetros.




Después cortaremos en tela la pieza 1, cuatro veces y en espejo. En esta 


instancia también cortaremos la misma pieza dos veces en guata.


Ahora, uniremos con cinta adhesiva las piezas 1 a la 2, y cortamos el patrón obtenido en tela.







Usaremos el mismo molde para cortar la guata.


Listas las piezas, ya podremos empezar a armar la agarradera:

En  primer lugar, enfrentamos los reveses de tela de pieza 1, por dentro ubicamos la guata y cosemos cinta al bies por la basta.




Para ello, abrimos la cinta y primero cosemos de un lado y luego del otro, como se ve en las siguientes fotos.
Este proceso se hace en la basta de ambas agarraderas.








Si quieren fabricar su propia cinta al bies, pueden visitar el paso a paso en la post anterior.

En la próxima entrada explicaremos cómo se arma el resto de la estructura, y cómo se montan las agarraderas. No se lo pierdan!