martes, 10 de enero de 2017

Aprende la técnica de envivado



Los detalles de las prendas son lo que las hace únicas e irrepetibles, son el toque de personalidad que uno le agrega y que las diferencia de las que se pueden adquirir ya confeccionadas en las tiendas.
Incluso, un mismo diseño puede variar rotundamente por los colores o géneros de tela elegidos y por pequeñas terminaciones que lo decoran.

Las opciones para hacer una prenda única son interminables, pero hoy vamos a hablar en detalle de los vivos: esos pequeños bordes que sobresalen, muchas veces de colores contrastantes que hacen especial a cualquier diseño.
La técnica para hacerlos es muy sencilla, solo se necesita cinta al bies (ver nota cómo hacer cinta al bies) y un cordoncito preferiblemente fino.
                           

El primer paso es medir la cantidad de cinta y cordón que se necesita para cubrir toda la terminación. Se recomienda calcular unos centímetros más porque siempre es mejor que sobre a que falte y que en el medio de la costura nos encontremos con que nos quedamos cortos.



                                                                  




Lo siguiente paso será planchar la cinta doblada por la mitad con el cordón dentro e ir sosteniendo con alfileres de manera horizontal a medida que se asienta.







Luego, se superpone la cinta con el cordón por encima de uno de los derechos de la prenda a unir, y se acomodan los alfileres para sostener la cinta a la tela.




Después se cosen con costura recta sin sacar los alfileres horizontales. Para facilitar el proceso, se puede optar por el pie de máquina de cierre.







Nota: Es imprescindible dejar al menos dos centímetros de cinta sin coser tanto al principio como al final si lo que se está envivando son mangas o escote, ya que esos excedentes deberán enfrentarse por los derechos y coser solo las cintas entre sí.

Hecho este paso solo queda superponer la otra pieza de tela a unir (en el caso de que sea un vivo interno), y coser sin tocar extremo del cordón. La cinta excedente quedará entre medio de las telas y la forrada con cordón por fuera.






En el caso de que el vivo se está aplicando en cuello o manga, solo será necesario planchar y hacer otro pespunte hacia adentro de la prenda para evitar que el vivo se gira hacia afuera. En cambio, si es interno para un canesú como este ejemplo, se verá así. 




No dejes de intentarlo, puedes jugar con las combinaciones de colores entre tela y bies para que tu prendas se vean muy bonitas.