sábado, 6 de febrero de 2016

Como elegir bien una tela



Una de las grandes tareas a la hora de coser es elegir la tela y para eso hay varios puntos que debemos considerar:

1.- El primero y más importantes es que te guste. Si no te gusta la tela, difícilmente estarás conforme con el trabajo terminado y seguramente lo que tanto te costó confeccionar termine en un rincón del closet.

2.- ¿Para qué quiero la tela? ¿Qué tipo de prenda voy a hacer? No es lo mismo una tela para blusa que una para abrigos.
Si quieres coser una prenda casual es aconsejable elegir telas que requieran poco cuidado como el punto, el algodón o el poliester y las infinitas combinaciones de ambos.

Para la ropa semiformal para ir a la oficina o a reuniones es mejor elegir telas con más cuerpo y con bonita caída. Por ejemplo, para un traje sastre se puede utilizar telas hechas con lana como el tweed, la pana, la gabardina o  el paño.
Para hacer blusas y vestidos de día o de tarde, las telas de textura sedosa o lanas delgadas, dependiendo del clima, así como el lino, la seda combinada con fibras sintéticas, el algodón satinado, el crepé, el piqué y otras telas de apariencia atractiva.

Para ropa formal, los vestidos de cóctel y de noche y la ropa de ceremonia, elige telas de gasa, chiffón, organiza, crepé de china, terciopelo, georgette, seda, raso, satín, encaje, lamé, tafeta, brocado y fibras sintéticas de fino acabado y estampado llamativo.

3.- Cuidado al coser la tela. Las telas transparentes, son preciosas y entran por los ojos, pero tienen una textura muy suave, que hace que resbalen fácilmente a la hora de coser. Lo mismo puede decirse de la seda natural y de algunas fibras sintéticas con acabado sedoso o con combinación de seda. Además en muchas de ellas es imposible hacer marcas con jabón, con lo que aumenta la dificultad para pasar los patrones a la tela. Todas estas telas requieren cierta práctica.