lunes, 26 de diciembre de 2016

Acabado Hong-Kong








La costura interna es el detalle que no se ve a simple vista, pero que suma calidad a nuestros trabajos.




Las prendas que creamos en casa se pueden ver muy bonitas tanto por fuera como por dentro: hablamos de las costuras internas…que a pesar de que no se aprecian a simple vista, sabemos que si no le damos tratamiento adecuado no están del todo “perfectas”,  y más aún cuando se trabaja en telas que se deshilachan con facilidad.
Una solución rápida puede ser el famoso sobrehilado en zig-zag cuando se cuenta con máquina simple, y el otro camino preferible, indiscutiblemente, es el remallado en overlock, que se obtiene con ese tipo de máquinas y con algún punto decorativo llamado “falso overlock”.
Pero, a veces, lo amerite o no la prenda, nos gusta llegar al nivel máximo de perfeccionismo. Y por eso este artículo habla sobre otra de las opciones de acabados internos por excelencia: el mismísimo Hong- Kong.
Si bien hay variantes para hacerlo, hoy explicaremos dos maneras prácticas y sencillas.
El primero consiste en planchar la costura abierta y colocar sobre los bordes de tela una cinta al bies de las que se venden en mercerías.






Se coloca la mitad de la cinta por debajo de la tela y la otra mitad por encima. Se sujetan la cinta y la tela todas juntas.







Luego se cose a máquina con puntada recta. La tela de la prenda se gira a la izquierda de manera de trabajar solo en los bordes.





Este mismo proceso se puede hacer con cinta cortada al bies del mismo género que la prenda.

La otra opción es hacerlo con la misma tela sobrante de la prenda, solo que en este caso, debe haber más margen de tela, al menos, cuatro centímetros. Aquí también necesitaremos planchar la costura abierta para empezar.
Esta técnica consiste en hacer un pequeño ruloté, como si estuviéramos haciendo un dobladillo. Se dobla hacia adentro una vez, luego otra sobre esa y se sujeta con alfileres.





Luego se cose con puntada recta y también con el resto de la prenda hacia la izquierda:






Y así es como se ven las dos maneras de acabado Hong- Kong. Del derecho las costuras se verán iguales. Ambas opciones son eficaces y de la misma dificultad.
¡Esperamos que las puedan poner en práctica!